El auge de la asistencia personal: Amazon Alexa vs Google Home

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La asistencia personal en la comodidad del hogar

La inteligencia artificial está modificando nuestras vidas en muchísimos planos. Desde las formas de usar los buscadores hasta los modos de organización personal, pasando por recomendaciones de gustos y el consumo de la cultura. El impacto es más dramático en el sector del empleo: según un estudio que realizó la Universidad de Oxford junto al Banco Mundial y el Citibank, en los próximos 20 años se van a automatizar entre el 50% y el 70% de los empleos. Cada vez en mayor medida, las máquinas hacen cosas que antes estaban reservadas a las personas. Una de estas máquinas, relativamente joven, es la destinada a la asistencia personal.

Asistente personal Google Home en el living

La asistencia personal llega al hogar de la mano de los altavoces inteligentes.

La asistencia personal en el hogar inteligente ha adoptado la forma de altavoz inalámbrico. Este dispositivo excede hoy por hoy las funciones musicales a las que está generalmente asociado. En efecto, no es sólo un parlante, sino que también puede responder preguntas verbalmente introducidas, y hasta controlar partes y objetos de la casa, siempre que haya compatibilidad entre los dispositivos. De esta manera, el altavoz inteligente es una fuente de información —a la vez que una asistente personal.

Alexa y el Amazon Echo

Alexa es la asistente personal de Amazon y su nombre es ilustrativo en este sentido. Fue pensado como una evocación a la biblioteca de Alejandría (la semejanza sonora es más evidente en inglés). A la vez, sus creadores se inspiraron en la voz inteligente de la Enterprise, la famosa nave de la saga Viaje a las estrellas.

Amazon Echo negro

El Amazon Echo es uno de los asistentes personales más famosos.

La empresa de Jeff Bezos lanzó el proyecto a fines del 2014, junto con el Amazon Echo (aunque sólo para miembros Prime, ya que las ventas del Echo en Estados Unidos comenzarían recién en el 2015). Desde entonces, Alexa funciona en distintos formas y dispositivos:

  • Amazon Echo ($179 dólares. Ver en Amazon)
    El más popular de la familia. Incluye un altavoz de muy buena calidad.
  • Amazon Echo Dot ($49 dólares. Ver en Amazon)
    Incluye un altavoz pequeño, es la versión simplificada del Echo, idealmente para las habitaciones adicionales de tu hogar.
  • Amazon Tap ($129 dólares. Ver en Amazon)
    Se trata de un altavoz portátil que tiene la función de conectarse con Alexa a través de tu smartphone.
  • Amazon Echo Show ($229 dólares. Ver en Amazon)
    Podemos decir que es un Amazon Echo recargado con una pantalla de 7 pulgadas.
  • Amazon Echo Look ($179 dólares. Ver en Amazon)
    Toda la funcionalidad de Alexa con una cámara que será tu estilista personal para asistirte en la forma de vestir y comprar.
Echo Show en el hogar inteligente

El Amazon Echo Show, uno de los más recientes sucesores del Amazon Echo.

El Amazon Echo es un altavoz bluetooth y un asistente personal. Como altavoz, deja mucho que desear. En general, no puede esperarse que el sonido de estos asistentes sea comparable al de los altavoces dedicados a tal fin. Por su parte, la batería no dura demasiado, tiene un sistema de conectividad complicado, y la calidad de los parlantes no es de lo mejor. Para el entretenimiento también presenta ciertas inconveniencias: por ejemplo, para que pueda manejar el televisor, hay que sincronizarlo con hardware de terceros. Sin embargo, el mayor atractivo del Amazon Echo es todo lo que Alexa puede hacer: listas de cosas, respuestas a comandos de voz (desde preguntas sobre el clima hasta misceláneas), ajustes de temporizadores, manipulación de las luces del hogar, chistes, recuento de noticias. Algunas de las versiones más recientes del Echo (Echo Show o Echo Look) intentan compensar las debilidades del primero (como sus problemas para reconocer la voz si está demasiado lejos), pero, en general, comparten las mismas funciones.

Google Home

Si bien Apple y Microsoft están trabajando en sus propias plataformas de asistencia personal, Google Home y Amazon Echo son las más importantes. Apple desembarcó en su último Keynote el HomePod, un dispositivo con una clara vocación musical (Cook lo presentó como parte de la familia del iPod). Sin embargo, el HomePod puede armar recordatorios, manejar las luces de la casa e informar los resultados de algún partido. Microsoft, por su parte, ha hecho el experimento de encastrar a Cortana en unos parlantes Harman-Kardon, pero aún no tiene un producto definitivo para lanzar al mercado. De modo que la opción de quien esté interesado en comprar algún dispositivo de asistencia personal basado en IA debe optar bien por el Amazon Echo o por el Google Home. Se estima que estos dispositivos habrán desembarcado en más de 10 millones de hogares para fin de año.

Una de las ventajas del Google Home es que su motor de búsqueda es Google, por lo cual tiene una inmensa red de información indexada. En cambio, el Amazon Echo usa Answers.com o Wikipedia. En cuanto a las compatibilidades con servicios de streaming de música, coinciden en las opciones básicas (Spotify, TuneIn, Pandora, iHeartRadio), pero Google Home se vuelve más expansivo: Youtube Music y Google Music le son exclusivas. Google Home también tiene un sonido superior a su principal competidor y es mejor pasando música aleatoria. Quizás su mejor habilidad sea la de hacer las veces de un centro de control de cualquier dispositivo visual o sonoro que tenga Chromecast.

Google Home blanco en un hogar inteligente

El Google Home es excelente con los comandos a larga distancia

Perspectivas de mercado

Los dispositivos de inteligencia artificial (AI) basada en la voz humana constituyen un mercado competitivo. Si bien Amazon viene liderando las ventas, Google ha vendido muchas unidades de su Google Home, y tanto Apple como Microsoft están preparando sus propias versiones. La gran apuesta de Amazon con este producto es automatizar o influenciar tres mercados: la automatización de los hogares, el entretenimiento y las compras. El curioso funcionamiento del Echo Look sirve de ejemplo: allí, Alexa toma fotos a los usuarios, analiza su estilo, explica cuál es el color o conjunto que le queda mejor, y recomienda ropa similar (que se puede comprar en Amazon).

Los desafíos de la asistencia personal basada en inteligencia artificial

El gran desafío de estos dispositivos que trabajan con el discurso es la posibilidad de suprimir en el futuro los teclados y las pantallas. Pero el discurso es una arena movediza. Cuando hablamos, hablamos desordenadamente, interrumpiéndonos, pensando que hacemos sentido incluso cuando no lo hacemos. No es tan problemático para las máquinas ganar una partida de Go o de ajedrez. Si bien hay millones de posibilidades de movimiento, en esos juegos el objetivo está claro. En cambio, no puede decirse lo mismo de la conversación. “Hablar es lo más parecido que conozco a tocar jazz”, dijo Stan Getz. Nunca se sabe hacia dónde se va.

Sin embargo, los avances en este sentido han sido alentadores. Alexa es capaz de seguir el hilo de una conversación compleja —hasta cierto punto. Si se le pregunta cuál fue el primer álbum de Adele, luego se tiene una charla sobre el año en el que salió y la cantidad de ventas que tuvo, y finalmente se le da la orden de tocar ese álbum, Alexa es capaz de salir airosa del desafío. Estos avances vienen del trabajo con técnicas de aprendizaje automático. Lo mismo sucede con Google Home: puede reponer el uso de pronombres y seguir el hilo de una conversación compleja.

Alexa en un Echo Dot

Alexa ha hecho grandes progresos en la tarea de comprender el lenguaje humano

En el día a día, estas plataformas de IA terminan siendo buenas con alguna habilidad en especial. Alexa, por ejemplo, es muy buena con los comandos para las compras. Google Home tiene muy desarrollada la habilidad para oír comandos a larga distancia.

El futuro del hogar inteligente

Estos dispositivos van a darle forma a nuestro lifestyle en el futuro inmediato. Evidentemente, nos relevarán en muchas tareas. Como se pregunta George Anders en un artículo para el MIT: ¿por qué levantarse a calentar el motor del auto si lo puede hacer alguien por mí? ¿Por qué cerrar la puerta manualmente, o conectar la cafetera para hacer el café? El asistente personal busca dar un respiro con las pequeñas tareas y descomprimir la rutina de las personas que están sobrecargadas.

Una de las ventajas más notables de estas plataformas con IA es que podrían ayudar con los quehaceres cotidianos de las personas grandes o seniles, o de quienes no pueden escribir o usar una pantalla. Una persona adulta que necesitara controlar la temperatura de su cuarto por la noche en varias ocasiones ya no tendría necesidad de levantarse para hacerlo: podría delegarle la tarea a su hogar inteligente.

Instrucciones Amazon Echo

Amazon imagina su Echo como un complemento que facilite la vida de los ancianos

Mientras que los mercados que más están creciendo a la par de estos dispositivos de asistencia personal son los termostatos y las luces, muchas otras habilidades están siendo desarrolladas por programadores. Podría pensarse que Amazon está haciendo con el Echo lo que Apple hizo con la App Store, pero en vez de pensar en apps, hay que pensar en skills. Hoy en día ya hay disponibles más de 15.000 skills para Alexa, y de hecho es fácil hacerlas: se pueden terminar en más o menos una hora y sin tantos conocimientos de programación. Entre las más destacables creadas recientemente, hay una skill para que Alexa pueda pedir un Uber.

Share.

Comments are closed.